BIENVENIDOS/AS AL BLOG DEL MAESTRO ANTONIO

BIENVENIDOS AL BLOG DEL MAESTRO ANTONIO. ESPERO QUE A TRAVÉS DE ÉL PODAMOS INTERCAMBIAR EXPERIENCIAS Y SOBRE TODO QUE SEA DE GRAN UTILIDAD PARA TODOS LOS SECTORES DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

martes, 23 de febrero de 2010

ADAPTEMOS NUESTRO LENGUAJE A NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS

ADAPTAR NUESTRO LENGUAJE AL NIÑO
  • Hablarle más despacio de lo habitual, aunque teniendo cuidado de no romper la entonación y prosodia natural.
  • Pronunciar claramente las palabras. Marcar o “exagerar” ligeramente la pronunciación de los sonidos, fundamentalmente aquellos que el niño o la niña suele decir mal u omitir.
  • Utilizar frases sencillas, adaptadas al nivel de producción del alumno o alumna con problemas. Ajustaremos el tamaño y la complejidad de nuestras frases a su nivel. Usar frases sencillas nunca supondrá utilizar un lenguaje “infantil” o distorsionado, debemos hablar correctamente.
  • Recalcar las palabras o tipo de frases que queremos que aprenda a decir mejor, repitiéndolas a menudo. No se trata de repetirlas exactamente como un disco rayado, sino de un modo natural, haciendo reformulaciones de un mismo mensaje. Ej. “mira el coche”, “¿este coche, es tuyo?”, me gusta tu coche” ... (en el caso de un niño que ya es capaz de producir la /k/ pero no la tiene automatizada en su lenguaje espontáneo)
  • Evitar realizar enunciados interrumpidos o desordenados.
  • Hablarle a menudo. No se trata de bombardearle con un lenguaje excesivo, sino de hablarle de aquello que le interesa y de lo que compartimos con él o ella. Debemos hablarle en aquellas situaciones en las que estamos haciendo o mirando cosas juntos; hablarle de lo que estamos haciendo en cada momento (ej. ahora voy a escribir en la pizarra mientras vosotros me miráis, ahora todos juntos vamos a sentarnos mirar este mural que hay en la pared, ¿qué veis?...). Esos buenos modelos de habla terminarán siendo asimilados por el niño o la niña más tarde o más temprano, de forma natural.
  • Hablar con frases cortas, procurando referirnos a acontecimientos presentes. En el caso de hablar de acontecimientos futuros o pasados, dejaremos los referentes temporales bien claros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada